trevede

Hay veces en las que los divorcios son más complicados y conflictivos de lo que lógicamente se desearía. En ocasiones se requiere la intervención de una figura desconocida hasta hace poco: la del coordinador parental. Es un auxiliar del juez y de las familias en la gestión de sus rupturas. Vamos a ver qué representa esta figura y en qué casos se utiliza. Porque, además de usar este blog para anunciarte las últimas novedades de nuestras tiendas, como la de Trévede, queremos usarlo para abordar temas que creemos de tu interés.

La figura del coordinador de parentalidad emergió  en la década de los años 90 en EEUU y Canadá para intentar normalizar las relaciones parentales tras un conflicto matrimonial, en contextos de mucha conflictividad y con hijos menores de edad. En la base de todo está la evidencia de que, tras la ruptura, surgen cambios en la organización familiar que necesitan una adaptación y una relación de colaboración entre los progenitores. La meta no es otra que tratar que la nueva situación afecte lo mínimo a la estabilidad emocional de los hijos.

La figura del mediador

En situaciones conflictivas relacionadas con el régimen de cumplimiento de las sentencias judiciales es cuando se puede recurrir al coordinador parental en calidad de auxiliar o colaborador del juez para promover la implantación efectiva de las medidas fijadas por este. En Mängata te recordamos que el coordinador puede tomar decisiones que sean vinculantes para las familias. Se rige por los principios de especialidad, neutralidad, eficacia y confidencialidad. La excepción, claro está, es que exista determinada información que tenga que transmitir al tribunal.


¿Qué ley rige esta figura en España?

El marco jurídico estatal donde situar la figura del coordinador parental es toda normativa que recoge el interés superior del menor. Por ejemplo, la Convención de los Derechos del niño, la Constitución Española, cuyo 40º aniversario acabamos de celebrar, o la LO 1/1996 de protección jurídica del menor.

En resumen, con esta figura se busca alcanzar una intervención continua y forzada de los tribunales. En los últimos tiempos, ha ido cobrando importancia el papel de profesionales no jurídicos a la hora de evaluar la situación familiar en casos conflictivos. Eso sí, la intervención del coordinador parental tiene carácter temporal (un plazo de 3 meses aunque el juez puede disponer una prórroga).

¡Comparte este artículo!

Entradas Relacionadas

Dejar un comentario

Traducir