Combinar rojo

El rojo es uno de los tonos tendencia para 2020. Pero ¿sabes combinar el rojo con acierto? Descubre en este post cuáles son las claves para sacarle el máximo partido, porque no hay nada como combinar el color rojo con acierto si quieres convertirte en un emocionante foco de atracción.

Cómo combinar el rojo hoy en día

No hay nada como vestir de rojo con acierto para transmitir elegancia y carisma. Este color es sumamente impactante, porque denota calor, poder, pasión, peligro y vitalidad. Su intensidad llega directamente a la afectividad, por lo que conviene aprender a mezclarlo bien. Con estilo y criterio.

Cuando lo empleas como tono secundario puedes influir en los demás y animarlos a tomar decisiones aceleradas, además de generarles grandes expectativas. Por el contrario, si necesitas negociar, un exceso de rojo puede resultar perjudicial.

Rojo con naranja, cromatismo top

En la originalidad radica su encanto. Estos dos tonos, cercanos en la paleta cromática, forman un tándem genial para proyectar energía, juventud, dinamismo y muchísimo carácter.
Con una base naranja, por ejemplo en un vestido jersey oversize potenciado por una bufanda XXL, los complementos rojos aportarán ese contrapunto excepcional que elevará tu estilismo.

Rojo con rosa, se mantiene esta mezcla

Hubo una época, no demasiado lejana, en la que combinarlos se consideraba una excentricidad. Sin embargo, ahora es una de las mezclas femeninas con más rollo y carisma que puedes lucir. Es ideal, por ejemplo, para mostrar una imagen profesional atrevida y femenina, no exenta de liderazgo. Un traje chaqueta rojo esmeralda con zapatos de medio tacón cuadrado te quedará ideal con un suéter de punto de cuello cisne en todo rosa intenso, a juego con tu bolso.

 

Rojo y negro, alto voltaje

Puedes potenciar la elegancia y sofisticación del negro con la energía emocional del rojo. Esta mezcla resulta sumamente sexy, atractiva, y desde luego define a una mujer que desea protagonizar momentos únicos.
Imagínate un look de amazona formado por una camiseta y un pantalón de cuero negros, pura distinción atrevida. Si te calzas unas botas rojo pasión o te enfundas una cazadora esmeralda, el efecto global resultará muchísimo más emocionante y vistoso.

Nude con rojo, un excelente comodín

Los tonos neutros, como bien sabes, refuerzan el impacto del color al que acompañan. Tradicionalmente, mezclar gris y rojo era habitual y permitía suavizar el impacto visual de esa pasión textil que aporta el bermellón.
Ahora, el gris ha sido reemplazado por los tonos nude, beiges y cremas, bastante más actuales. Apuesta por un look total red e incorpórale una pieza importante en esta gama, como el suéter, la blusa o la camiseta. El resultado será impresionante.

Estampados llamativos

La relación entre el rojo y los estampados es sumamente productiva. Así, los prints animales, sobre todo tipo cebra y cow, quedan ideales cuando los mezclas con rojo. También es este un tono estupendo como fondo principal sobre el que se superponen ilustraciones multicolores o en su misma gama. Siempre conforman una estética fresca, desenfadada y muy alegre, con un toque de feminidad incontestable.
Además, tanto las rayas como los cuadros contrastan a la perfección con los rojizos, aunque siempre depende de las tonalidades que se utilizan.

Un plus de complementos

Si algo caracteriza a los accesorios rojos es su gran capacidad para variar sensaciones. Por eso te animamos a incluir en tu guardarropa un cinturón, un bolso y unas botas o sandalias, por lo menos, de este tono. ¡Te permitirán proyectar imágenes distintas en tus estilismos… cambiando muy poquito! Por ejemplo, un outfit denim de camisa y pantalón tejanos índigos se transforma por completo cuando te pones estos complementos rojos.

Como ves, combinar el rojo es un arte que puede ofrecerte grandes resultados. ¡Apuesta por estos estilismos tan apasionantes! Rojo, el color para ganar.