corregir la postura

En nuestro día a día adoptamos malas posturas que perjudican nuestra salud, y que, además, hacen que nuestro cuerpo no luzca como se merece. Por eso, con el fin de lucir perfectas y mejorar nuestra salud, es fundamental aprender a corregir la postura. Los ejercicios indicados para la espalda son los más adecuados en este sentido. Este debe ser el objetivo que muchas de las clientas que adquieren nuestras prendas en la tienda de Isabel Herrero desean, y con estos ejercicios que explicamos, a continuación, será muy sencillo cumplirlo.

1 – Un pequeño calentamiento

Antes de comenzar a realizar los ejercicios para corregir la postura, es fundamental hacer un pequeño calentamiento. Para ello, lo ideal es contar con una esterilla o alfombra y comenzar tumbándote en ella, con las piernas estiradas, y los brazos también estirados hacia atrás. A continuación, debes doblar las rodillas y llevarlas al pecho y regresar a la posición inicial. Puedes repetir este ejercicio de calentamiento las veces que desees.

2 – Ejercicio para estirar la zona lumbar

Seguir tumbado, colocar las manos debajo de las rodillas y llevar las piernas dobladas hacia el pecho, levantar la cabeza y poner la barbilla entre las rodillas, de modo que la columna queda totalmente redondeada. Lo ideal es mantener esta postura durante unos 20 o 30 segundos y repetir si se desea.

3 – Respiraciones de gato

Colocarse sobre las rodillas y las manos, con los brazos estirados, y las manos situadas debajo de los hombros. Comenzar expirando, encorvando la espalda hacia arriba y llevando la barbilla al pecho para estar lo más redondeadas posible. Inspirar bajando el vientre hacia abajo, encorvando la espalda en sentido contrario y con la cabeza mirando hacia arriba. Continuar al ritmo de la respiración las veces que sea necesario.

4 – Ejercicio de relajación y estiramiento de espalda

Sentarse de rodillas y llevar el glúteo a los talones, llevar la cabeza hacia delante, apoyarla en el suelo y los brazos hacia atrás. Mantener la postura durante uno o dos minutos, subir vértebra por vértebra, y repetir. Si la cabeza no llega al suelo, lo mejor es apoyarla sobre un pequeño cojín o colocar las manos para colocarla sobre ellas. También se pueden llevar los brazos hacia delante para un mayor estiramiento.

5 – Movimiento de cuello

Hacer un movimiento de cuello, de pie, con el cuello estirado, doblar vértebra a vértebra y llevar la barbilla al pecho. Levantar lentamente y luego mover el cuello muy despacio para mirar una vez a cada lado. Hacer las repeticiones que sean pertinentes.

Con todos estos consejos que ofrecemos en Mängata, ya tienes algunos de los ejercicios que necesitas para corregir la postura.

Leave a comment

Traducir