el vestidor de chloeMuchas de las clientas de El Vestidor de Chloé saben que el champú seco es perfecto para dar brillo y suavidad al pelo cuando no tenemos tiempo de lavarlo en profundidad. ¿Y tú? ¿Lo tienes en tu tocador? ¿Sabes que se pueden hacer muchas más cosas con este producto que para muchas mujeres es ya un básico en el neceser?

Además de como truco de emergencia, para absorber el exceso de sebo de las raíces y dejar el cabello limpio en un santiamén, el champú seco nos puede servir para dar volumen al cabello ya lavado y seco. Es perfecto para dar volumen el día después del lavar tu melena. Lo es porque no apelmaza demasiado y deja el pelo extra suave. Se trata de rociar el producto por todas las longitudes del cabello y luego proceder a cepillarlo con un peine de dientes anchos preferiblemente.

Otro uso es el que le podemos dar como fijador. Si por lo que sea no quieres usar laca, puedes reemplazarla por el champú en seco. Por ejemplo, para lucir unas elegantes ondas, se puede aplicar el champú en seco por toda la cabeza y después hacer unas trenzas para, pasadas unas horas o toda la noche incluso, deshacerlas.

Otro truco al que podemos recurrir es el que nos permite domar definitivamente los flequillos más rebeldes. Con el flequillo húmedo se trata de añadir un poco de champú seco en la parte inferior para mantenerlo firme.

En Mängata queremos darte también un remedio que no tiene nada que ver con el mundo de la belleza: utilizar un poco de champú en seco sobre manchas de aceite para absorber la grasa. Eso sí, después hay que lavar la prenda con normalidad en la lavadora o a mano. Otra de las virtudes de este producto es la de absorber los olores. Compruébalo rociando con champú seco el armario de los zapatos y o el de la ropa y verás como, además mitigar los olores, deja una agradable aroma en todo el espacio al que te volverás adicta.

Port Relacionados

Leave a comment

Traducir